viernes, 2 de marzo de 2018

El Mejor Pacto. Salmo 89

Un pacto es un compromiso o una alianza entre dos o más personas. En todo pacto que nosotros llevamos a cabo por lo general las condiciones estipuladas tienen que beneficiar a todas las partes y en algunos casos las responsabilidades y utilidades que genere ese pacto deben ser compartidas por iguales partes.
Nadie va hacer un pacto o una alianza con alguien que no tiene con qué responder esto en términos bíblicos, pero aplicado a las uniones entre hombres se llamaría yugo desigual.
Definitivamente Jehovah Dios es un ser único que más lo mueve el amor y la misericordia que cualquier otro sentimiento.
Que pensarías si un hombre de negocios muy adinerado te dice que  quiere hacer un pacto contigo quiere que seas su socio y que el corre con todos los gastos y las inversiones que tu solo te beneficias de las utilidades…... ¿cierto que no lo creerías? ¿No pensarías que tal vez está loco? Si esta oportunidad se te presenta de seguro que no la desaprovecharías.
Dios es el único que se atreve hacer un pacto con el hombre sabiendo que toda la carga la lleva el y que solamente nosotros tenemos ganancias.
Nosotros no tenemos nada que ofrecerle a Dios por lo tanto nosotros no podemos hacer pacto. Es el quien lo hace con nosotros porque nos ama demasiado y por esta razón tampoco debemos desaprovechar semejante oportunidad.
Que podemos hacer nosotros en este pacto maravilloso.
1. Alabarle y adorarle con todo nuestro corazón en agradecimiento a su misericordia infinita. V 1-2 “Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca. 89:2 Porque dije: Para siempre será edificada misericordia; En los cielos mismos afirmarás tu verdad.
2. Reconocer que Dios es poderoso y único. V 8 “Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿Quién como tú? Poderoso eres, Jehová, Y tu fidelidad te rodea.
3. Reconocer que todo le pertenece a él. V 11-12 “Tuyos son los cielos, tuya también la tierra; El mundo y su plenitud, tú lo fundaste. 89:12 El norte y el sur, tú los creaste; El Tabor y el Hermón cantarán en tu nombre.” El reconocer que todo le pertenece a Dios nos hace ser agradecidos.
3. Aceptar que el alabar a Dios genera felicidad total. V 15 “Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro.
Beneficios del pacto de Dios con nosotros.
1. Protección de todo dardo de satanás. V 18 “Porque Jehová es nuestro escudo, Y nuestro rey es el Santo de Israel
2. Protección de nuestros enemigos. V 21-22 “Mi mano estará siempre con él, Mi brazo también lo fortalecerá. 89:22 No lo sorprenderá el enemigo, Ni hijo de iniquidad lo quebrantará;
Lo más maravilloso es que Dios siempre cumple lo que promete, el nunca nos fallara. Tal como lo hacemos los hombres. V 33-35 “Mas no quitaré de él mi misericordia, Ni falsearé mi verdad. 89:34 No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. 89:35 Una vez he jurado por mi santidad, Y no mentiré a David.
El mejor pacto que hemos podido hacer indudablemente es el que hizo Jehová con nosotros. En este salmo habla del pacto con David pero estamos seguros que por su misericordia también nosotros podemos beneficiarnos de los pactos de Dios.